Lunes 04 de Julio 2022

Entrenadora rompe el silencio de 35 años: denunció haber sido violada cuando era futbolista

Decidió denunciarlo mediante una carta: "Oculté el secreto durante 35 años".

El fútbol de Países Bajos quedó conmovido en la jornada de ayer tras la denuncia hecha a través de una carta de la entrenadora de fútbol femenino Vera Pauw.

La actual coach del seleccionado irlandés de mujeres reveló que hace 35 años fue abusada sexualmente por tres integrantes de la federación neerlandesa de fútbol cuando ella se desempeñaba como futbolista.

“Durante 35 años he ocultado un secreto al mundo, a mi familia, a mis compañeros de equipo, a mis jugadores, a mis colegas y, ahora puedo aceptarlo, a mí mismo”.

Aunque Pauw aseguró haber denunciado el caso ante las autoridades futbolísticas neerlandesas y la Policía, sostuvo que su lucha por hallar justicia “fue en vano”. Tras la revelación, la Federación Irlandesa de Fútbol le mostró su respaldo a través de un comunicado.

“La FAI es absolutamente consciente del impacto que estas revelaciones tendrán en el bienestar de Vera y le ha asegurado el pleno apoyo continuo de la junta y de todos sus colegas en la asociación”, indica el pronunciamiento.

“Eso ya se siente como el principio del fin para mí, pero sé que vendrán más dolores de cabeza”, añadió la estratega, quien animó a otras deportistas que hayan sido víctimas de delitos similares a compartir sus historias.

La Federación de Fútbol de los Países Bajos (KNVB, por sus siglas en neerlandés) reconoció haber actuado de forma errática al “no reaccionar con la suficiente rapidez a las primeras alertas dadas por Pauw sobre comportamientos sexuales inapropiados en 2011″.

Esto es lo que dice el comunicado de Vera de Pauw:

Durante 35 años he ocultado un secreto al mundo, a mi familia, a mis compañeros de equipo, a mis jugadores, a mis colegas y, ahora puedo aceptarlo, a mí mismo.

Incluso los más cercanos a mí no han sabido de la violación que sufrí a manos de un destacado dirigente de fútbol cuando era una jugadora joven. Posteriormente se sumaron a este registro dos agresiones sexuales por parte de otros dos hombres.

Los tres hombres trabajaban en el fútbol holandés en el momento de estos incidentes. Solo aquellos en los que puedo confiar han sabido hasta ahora del abuso sexual sistemático, el abuso de poder, el acoso, la intimidación, el aislamiento y la incriminación a los que estuve expuesto como jugadora y como seleccionadora nacional en el fútbol neerlandés.

Durante estos últimos 35 años he mantenido el abuso en privado. He permitido que el recuerdo controle mi vida, que me llene de dolor y angustia diarios, que domine mis sentimientos internos. Para muchos, soy vista como una entrenadora y gerente de fútbol descarada y ruidosa, una mujer atractiva que ha llegado a la cima en un mundo de hombres. Nada más lejos de la verdad.

Durante los últimos años, he intentado que las autoridades futbolísticas de los Países Bajos escuchen mi caso de manera justa y justa, pero ha sido en vano. Algunas personas preferirían mantener en secreto mi violación y agresiones sexuales que ofrecerme el apoyo que necesito al abrir esta historia al mundo. Ya no puedo compartir el silencio.

Después de no obtener una respuesta satisfactoria a mi solicitud de acción en una investigación iniciada por la federación neerlandesa luego de mi quinto informe, recientemente denuncié mi violación y agresiones sexuales a la policía neerlandesa.

Eso ya se siente como el principio del fin para mí, pero sé que vendrán más dolores de cabeza. Es posible que aparezcan historias en los medios neerlandeses sobre mi terrible experiencia y sé que se pueden hacer reclamos en mi contra en un esfuerzo por empañar mi historia.

Asumo toda la responsabilidad por lo que hice y por lo que dejé de hacer.

Créanme, mi historia es muy real y muy cierta. Sé que hacerlo público pondrá el foco en mi vida de una manera que nunca antes había experimentado, pero también espero que otras jóvenes futbolistas y entrenadoras que estuvieron expuestas a cualquier cosa, como la violación y el abuso que sufrí, ahora se sientan lo suficientemente valientes como para venir, reenviar y compartir sus historias.

Este no será un momento fácil para mí y para mi familia y por ahora les pido a todos que respeten lo que queda de mi privacidad.

Finalmente, me gustaría agradecer a mi personal de trastienda irlandés y mis jugadoras, la gerencia y la Junta de la Federación Irlandesa, todos mis colegas y los fanáticos de Irlanda por el apoyo que me han brindado como entrenadora del equipo de Irlanda. Siempre me he sentido segura y sigo sintiéndome segura y apoyada en Irlanda y no puedo explicarles lo bien que se siente.

Espero que continúe el apoyo en Irlanda ahora que he compartido mi historia y mi dolor. Esto es lo que soy, no tengo que esconderme más. Espero poder continuar mi vida en libertad.

Gracias,

Vera

Cerrar