Miércoles 13 de Octubre 2021

Usuario descubre por casualidad la ubicación de la peligrosa isla Sentinel del Norte usando Google Maps

En el lugar vive una de las últimas tribus que están "fuera de contacto" con el mundo exterior.

La herramienta Google Earth, de Google Maps, ha dado lugar a descubrimientos sorprendentes. Es el caso de un usuario de Twitter, Don Wonka, que se encontró por casualidad con una pequeña isla de unos 60 kilómetros de superficie y ocho kilómetros de ancho, que luego supo que se trataba de la peligrosa Sentinel del Norte, perteneciente al archipiélago de las islas Andamán, en el golfo de Bengala.

Al usuario le llamó poderosamente la atención un pequeño barco abandonado, que posteriormente descubrió que se trataba del navío MV Primrose, una embarcación cuyos ocupantes desaparecieron misteriosamente en 1981. Pero, ¿cómo iban a desaparecer en una isla aparentemente desierta? Buscando información sobre la isla, descubrió que en realidad se había topado con el lugar más peligroso del mundo, que además es territorio de una tribu indígena, los sentineleses del norte, que vive en aislamiento voluntario apartada del mundo exterior, a menudo por la fuerza, y que castiga con fiereza a quien osa aventurarse en su territorio.

Sentinel del Norte es territorio indio, pero no está controlada por el país desde que, en 2006, las autoridades indias convirtiesen a la pequeña isla en “zona de exclusión”, tras la muerte de dos pescadores que se acercaron demasiado a la isla cuando salieron a faenar. Sin embargo, no fueron los únicos que han visto la muerte al intentar aventurarse en sus playas, y es que sus habitantes rechazan todo tipo de contacto externo. Notable es el caso del misionero norteamericano John Allen Chay, que decidió arriesgarse y entrar en contacto con sus habitantes para evangelizarlos, y fue recibido a flechazos, para ser posteriormente asesinado por la tribu de los sentineleses.

Según los expertos, los sentineleses podrían llevar en la isla varios miles de años. Viven de la caza y de la pesca, saben utilizar el fuego, pero no hacerlo; y carecen de una estructura social definida. Lo que sí tienen organizado es la manera de rechazar al exterior, y tiene que ver con la muerte directa de quien osa perturbar su tranquilidad, ya que jamás han sido colonizados ni contactados por la civilización moderna -tampoco por las islas cercanas- y así desean proseguir. El barco abandonado, tal y como mostraba Google Maps, había transportado a los sentineleses súbitamente a la Edad de Hierro, consigna La Vanguardia. 

Se ha intentado contactar durante siglos, y solo unas pocas de veces se ha cosechado cierto éxito. El único que puede “presumir” de haberlo conseguido es el antropólogo Trilokinath Pandit, que llegó a la isla a comienzos de los 70 y, a pesar de haber sido recibido con flechas de las que escapó por poco, pudo establecer una especie de “régimen de visitas” para que los sentineleses se acostumbraran a su presencia, una labor que le llevó casi 30 años y que jamás se ha vuelto a repetir.

Foto: Google Maps.

Cerrar