Viernes 18 de Junio 2021

Revelan el tormento de Hugh Jackman en el rodaje de “X-Men”: “Lo exprimieron y nunca se quejó”

La actriz Anna Paquin, quien interpretó a Rogue en la saga, contó detalles sobre el sacrificio del actor para ser Wolverine.

En el año 2000, antes de toda la explosión de las cintas de superhéroes, “X-Men”, dirigida por Bryan Singer y con Hugh Jackman poniéndose las garras de Wolverine, fue la primera gran apuesta en esta nueva y apoteósica era del cine de capas y mallas en la que seguimos viviendo.

Jackman, sin ir más lejos, debe su fama internacional y su imparable carrera posterior a ese héroe con huesos de adamantium al que interpretaría nueve veces más (contando sus cameos en X-Men: Primera generación, X-Men: Apocalipsis y Deadpool 2). Sin embargo, su primera experiencia como mutante no fue nada fácil, como reveló su compañera Anna Paquin, quien interpretó a Rogue en la saga, en una entrevista para el show de Jess Cagle.

Hugh fue la persona con la que siempre tuve una relación más cercana porque tenía todas mis escenas con él”, explicó la intérprete, antes de apuntar que Jackman “es un ser humano adorable y muy amable”. Su amistad hizo que para la actriz fuera todavía más difícil presenciar ciertas secuencias muy duras de rodar para el australiano, consigna Indie Wire.

“En esta primera película lo exprimieron y nunca jamás se quejó”, afirmó, rememorando una escena en particular que lo evidencia: “Había 40 grados bajo cero y lo lanzaban de espaldas desde un edificio una y otra vez. Y pese a ello tenía todo el tiempo del mundo para ser una persona normal y amable”, contó.

Paquin también recordó cómo tuvo que ayudarlo con el puro de Wolverine cuando Jackman estaba con las garras del personaje puestas. “Tenía que sacarle el puro de los dientes porque no podía hacerlo con las garras sin hacerse daño”, aseguró la actriz. Así, mientras que Rogue se convirtió en una especie de aprendiz de Logan en aquella primera aventura de los X-Men en gran pantalla, Paquin era la compañera fiel de Jackman y lo asistía cuando este lo necesitaba.

Pese a sus inestables resultados en taquilla, la franquicia mutante capitaneada por el actor australiano dio para varios spin-offs, como la saga centrada en su personaje y que culminó con la aclamada “Logan”. Ahora que los X-Men son propiedad de Disney, veremos qué tal encajan en el prolífico MCU liderad por Kevin Feige. Por lo pronto, el posible nuevo Wolverine ya tiene una tarea complicada a la que hacer frente: la de sustituir al bueno de Hugh en su papel más icónico.

Foto: 20th Century Studios.

Cerrar