Martes 26 de Octubre 2021

Triunfa el amor, la princesa de Japón renuncia a la monarquía

Esta mañana la princesa Mako de Japón contrajo nupcias con Kei Komuro, su novio desde la universidad y prometido hace cuatro años. Fue una celebración discreta.

Según las tradiciones de la monarquía japonesa si un miembro femenino decide casarse con alguien “plebeyo” pierde de forma automática su estatus real.

Mako es la primera mujer de la familia real que se rehusa a seguir las costumbres como los tradicionales ritos de una boda real y el pago que se le ofrece a las novias cuando se retiran de la familia.

La pareja se irá a vivir a Estados Unidos, Kei trabajará en un prestigioso bufete de abogados en el país occidental.

Desde que la relación se hizo pública, Komuro fue sometido a un intenso escrutinio de la prensa y la sociedad japonesa más conservadora. La princesa sufrió desorden de estrés postraumático por la intensa cobertura mediática.

Poco antes de la boda, Mako expresó, “Siento mucho la inconveniencia causada y estoy agradecida a aquellos que han continuado apoyándome … Para mí, Kei es irremplazable. El matrimonio fue una opción necesaria para nosotros”.

Komuro añadió, “Amo a Mako. Sólo contamos con una vida y quiero que la pasemos con la persona que amamos … Me siento muy triste de que Mako haya estado en una mala situación, mental y físicamente”.

La princesa dejó su residencia en Tokio a las 10:00 de la mañana hora local este martes para casarte, se despidió de sus padres, el príncipe heredero Fumihito y a la princesa heredera Kiko. También abrazó a su hermana menor antes de partir.

Mientras se realizaba la boda varias personas protestaron portando pancartas apuntando a asuntos financieros de la familia de Komuro, relacionados con la madre del novio.

Cerrar