Martes 27 de Abril 2021

“Me despertó el ruido de la bolsa mortuoria”: joven deportista narra sus 21 días internado por Covid-19

"Fue estar frente a frente con la muerte", escribió Gastón Abrego en Twitter.

Las historias de los pacientes que han estado internados en estado grave por Covid-19 permiten conocer de primera fuente la parte más dura de la enfermedad.

Gastón Abrego, un joven deportista argentino de 29 años, es uno de ellos. Este paciente acaba de recibir el alta tras pasar 21 días ingresado por neumonía bilateral causada por el coronavirus en el Hospital Central de la provincia de Mendoza, al noroeste de Argentina, y ha querido compartir los aspectos más difíciles de su estancia en el centro de salud.

Abrego narró en Twitter que durante este periodo compartió habitación con otros pacientes y algunos de ellos no han superado la enfermedad: “Una noche, después de dormir una hora, sentí mucho movimiento a mi lado. El señor de la cama de al lado se estaba ahogando y las enfermeras lo estaban salvando. Todo fue en vano, dejó de respirar y nunca pudo llegar a terapia. No había lugar y su neumonía avanzó muy rápido”, expresó en un tuit.

“Me despertó el ruido de la bolsa mortuoria. Fue lamentable. Fue estar frente a frente con la muerte. El señor de unos 60 años en la tarde había estado mandando unos audios, con esfuerzo y la enfermera le dijo que no hable y apague su celular. Él le hizo caso”, continuó.

El padre de Gastón murió por Covid-19 el pasado mes de octubre: “Cada hombre que vi morir ahí fue una parte de él que pude darle forma”.

Esta experiencia, cuenta, le ha servido para “sacarlo de mí y dejar en el mundo un testimonio de lo que sentí. No me contagié por descuidarme sin más. No pensé nunca individualmente sin más. Pase por la experiencia de perder a alguien y seguí cuidándome. No entiendo en gran parte cómo se contagia”.

Tras 21 días de “pensamientos negativos” y “desesperación”, el joven ha recibido el alta hospitalaria. “No estoy al 100 (%)… me cuesta hablar sin quedarme sin aire, pero voy a volver a casa, tras 21 días de esta enfermedad vuelvo con mi mamá, mis hermanos y mis sobrinos. Estoy muy feliz”, compartió en la red social.

“Agradezco a la vida que puedo contarlo, al un sistema de salud pública que me asistió en todo momento, pero sobre todo, le agradezco a las personas que se la ingenian para sobreponerse y sacar a flote a los pacientes. Ellos también tienen familias y siguen dando la batalla por todos”, agregó.

Foto: Twitter.

Cerrar