Miércoles 10 de Mayo 2017

Lokum. El dulce turco embrujado de Las Crónicas de Narnia.

El lokum es un dulce tradicional otomano que tiene sus orígenes en las frutas escarchadas que trajeron los árabes. A finales del siglo XVIII los lokum se empezaron a producir en su forma actual. Son parecidos a las gominolas españolas, se preparan de forma artesanal en las pastelerías y los hay rellenos con toda clase de frutos secos. En el siglo XIX un británico compró varias cajas para venderlas en Londres y desde entonces son conocidas en todo el mundo con el nombre de delicias turcas. La costumbre se ha popularizado entre los turistas y es uno de los recuerdos que casi todos se llevan al dejar el país. En 2005 la venta mundial de lokum se multiplicó cuando en la película Las Crónicas de Narnia, Edmund Pevensie no resistió el antojo por estos dulces y así fue engañado por la bruja blanca.

LokumEl Lokum es un dulce de tipo blando con sabor de frutas. Los más sencillos se presentan en forma de dados espolvoreados con harina o azúcar glas. Con el tiempo han aparecido muchas variedades, especialmente los rellenos con frutos secos de todo tipo. Ahora los hay rellenos con nueces, almendras, pistachos, avellanas, etc y también nos encontraremos con formas novedosas, sobre todos redondos o incluso con un dibujo interior en espiral. Los recubrimientos es otra de las partes del dulce en las que los reposteros turcos han mostrado su imaginación, hoy podemos ver lokum recubiertos de pistacho, coco o chocolate, entre muchas otras variantes.

LokumEn todos los bazares veremos puestos donde nos venderán lokum. Se trata de sitios muy atractivos por lo colorido de la mercancía que los vendedores colocan cuidadosamente para que los dulces resulten tan bonitos como sabrosos. En esos puestos podemos comprar los lokum para llevar de viaje y pedir que nos los coloquen en cajas. En todas las ciudades turcas hay más de una confitería que es famosa por sus lokum, incluso hay cadenas de tiendas nacionales que tienen establecimientos por todo el país. En estos lugares nos venderán los lokum al peso. Solo tenemos que preguntar en nuestro hotel o a nuestro guía para que nos indique un sitio recomendable allá donde nos encontremos. Si lo hemos dejado para última hora, también encontramos cajas de lokum en las tiendas del aeropuerto aunque lógicamente no son dulces artesanos.

LokumLos turcos son muy amantes del dulce y es habitual que nos pongan unos lokum acompañando al café o al çay (te) Pero si hay un momento del año en el que se dispara el consumo de lokum es en la fiesta del final del Ramadán, el Ramazan Bayram. Los niños reciben montañas de dulces como regalo y por supuesto, no faltan los lokum, ya sea preparados en casa o comprados en la repostería favorita de la familia. Si queremos servirlos como lo hacen ellos, tenemos que comprar unas pequeñas bandejas metálicas con una tapa en forma de cono que cubre los dulces. Las encontraremos en todos los bazares.

Cerrar