Lunes 23 de Agosto 2021

La reina Isabel II prepara batalla legal contra Meghan Markle y el príncipe Harry

Una fuente cercana a la familia real asegura que la soberana está "exasperada" y ha pedido contactar con abogados expertos en difamación.

La crisis provocada por la salida del príncipe Harry y de su esposa, Meghan Markle, de la familia real británica parece no tener fin. Ahora, según reveló el diario británico The Daily Mail, la reina Isabel II está preparando una batalla legal contra la pareja, que durante meses y de diversas formas se ha dedicado a atacar a los Windsor.

Las fuentes citadas por la prensa local aseguran que la monarca, que cumplió 95 años en abril, está “exasperada” debido a las continuas declaraciones de los duques de Sussex, y por ello ha pedido a los funcionarios de palacio contactar con abogados expertos en difamación.

La decisión la habría tomado luego de conocer el nombre con el que la pareja decidió bautizar a su hija, Lilibet, nacida el 4 de julio. Es el mismo apodo cariñoso con el que la familia de la soberana se refería a ella cuando era pequeña.

A esto se le suman varios disgustos, entre los cuales destacan algunas posteriores declaraciones, en especial las aportadas por Harry y Meghan durante su famosa entrevista con Opra Winfrey.

Durante ese mediático encuentro, el matrimonio criticó duramente a la realeza, lágrimas incluidas. Y añadieron una acusación significativa: un miembro de los Windsor, cuya identidad no revelaron, expresó cierto disgusto hacia el color de piel de su hijo Archie cuando Meghan estaba embarazada.

También está el libro biográfico de la pareja, “Finding Freedom”, donde mencionan las fuertes tensiones entre los duques de Sussex y otros miembros de la familia real, sobre todo William y Kate Middleton.

Además, los duques han anunciado la publicación de otro libro que asegura ser una bomba añadida para este drama real: las memorias del menor de los hijos de Carlos y Diana de Gales.

Una fuente cercana a la reina declaró que la monarca cree que ya ha sido suficiente. Desde Buckingham estarían considerando enviar una advertencia legal preventiva a los editores del libro.

Foto: Shutterstock.

Cerrar