Viernes 17 de Junio 2022

La estrella agonizante que devora su sistema solar

Calificada como una estrella caníbal, esta enana blanca tiene un comportamiento singular que nunca antes habían visto los científicos.

Se trata de una enana blanca G238-44, que se encuentra a 88 años luz de nuestro planeta, que alberga en su núcleo materia de distintos cuerpos rocos de su sistema solar.

“Nunca hemos visto estos dos tipos de objetos acumularse en una enana blanca al mismo tiempo” aseguró Ted Johnson, investigador principal de este suceso.

Las enanas blancas tienen origen en una estrella como nuestro sol, que consume toda su energía y la fisión nuclear en su núcleo se detiene, lo que hace que se transforme en una gigante roja, liberando sus capas y haciendo que colapse, lo que comprime toda su materia en una estrella del tamaño de nuestro planeta, pero con una densidad similar a la del Sol.

Este complejo proceso en la muerte de una estrella, en varias ocasiones altera la órbita de los planetas colindantes, incluyendo lunas, cometas y cuerpos rocosos espaciales, lo que hace que estos se precipiten hacía la enana blanca.

Un proceso distinto a los de sus parientes más grandes, las estrellas de neutrones, que nacen de la violenta explosión de una estrella masiva, lo que se conoce como una supernova.

Sin embargo, al margen de ser un fenómeno impresionante, es un evento que los científicos usaron para entender la formación de los planetas y los elementos químicos que los componen.

“La vida tal como la conocemos requiere un planeta de rocoso cubierto con una variedad de elementos volátiles como el carbono, nitrógeno, y el oxígeno” indicaron los científicos a cargo del estudio.

El equipo de astronónomos que estudia la atmosfera de la enana blanca, detectó en su composición nitrógeno, oxígeno, magensio, silicio y hierro. la presencia de hierro en el nucleo de este remanente de una estrella indica la colisión de núcleos metálicos de cuerpos terrestres.

Lo que mejor se ajustaba a nuestros datos era una mezcla de casi dos a uno de material similar a Mercurio y material similar a una cometa, que esta formado por hielo y polvo” indicó Johnson

La detección de este caso tan peculiar fue gracias a la observación constante del Telescopio Espacial Hubbel y satélites de NASA.

En vivo

Programación completa
Cerrar