Miércoles 13 de Abril 2022

Familia Cusi: La incertidumbre de ir a vivir en la calle

Calles heladas, miedo a ser echados de la casa en la que viven en alquiler, el padre los ha abandonado, la madre vende comida y ellos aún estudian en colegio.

Entre viento helado y llovizna se encuentra Villa Adela, en el distrito 3 de El Alto, es una de las zonas de mayor crecimiento y con mayor actividad comercial de la ciudad más joven de Bolivia, donde sobresale la torre de la parroquia que hace varios años hizo construir el padre Sebastián Obermaier.

Entre esas frías calles, muy cercanas al aeropuerto, vive y trabaja Roger Cusi, adolescente de 13 años, junto a su madre, a Franz que es su hermano menor de 9 años y otros dos hermanos más, uno de diecisiete años y una hermana de diecinueve, pero no tienen casa propia.

Los cuatro hermanos están en colegio, mientras que su mamá, doña Sofi, se dedica a vender comida en esa populosa zona: sopa de fideo, ají de lentejas, salchiarroz, etc. De esa manera ella puede mantener a sus hijos y a ella misma. El padre los abandonó hace siete años.

La economía ya no alcanza

Pese a ello, Roger confiesa apesadumbrado que a su madre no le alcanza para los gastos, alimento, vestido, utensilios escolares y otros gastos; ellos deben estudiar, “somos sus hijos, nosotros estudiamos, a mi mamá ya no le alcanza la economía, mi mamá ha sacado un préstamo, eso tenemos que pagar…”

Y es que viven bajo el permanente temor de que cualquier día los dueños de casa, donde ya viven diez meses, vengan y los desalojen, la familia Cusi está sumida en esa angustia y la incertidumbre de no saber adónde irán a vivir. Antes vivían en medio del frío de la calle, ni siquiera tenían celular y les aterra volver allí…

Cerrar