Sábado 26 de Diciembre 2020

Descubren más de 100.000 cráteres de hace de 4 millones de años en la Luna gracias a Inteligencia Artificial

A través de un algoritmo con el que han creado una red neuronal profunda, se hallaron un total de 109.956 cráteres desconocidos hasta ahora.

A pesar de los descensos tripulados y de que diferentes misiones han acudido hasta allí para investigar sus propiedades, lo cierto es que la Luna continúa siendo un misterio para nosotros.

Tanto así, que un equipo de investigadores chinos fue capaz de encontrar más de 100.000 cráteres en la Luna de los que no conocíamos su existencia. Su importancia radica en que pueden ofrecer pistas sobre cómo se formó nuestro satélite, incluso, cómo “nació” la Tierra o como llegó la vida hasta el planeta.

Lo que ha conseguido el grupo de investigadores comandado por Chen Yang, profesor asociado de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Jilin, China, es realizar el catálogo más amplio nunca antes hecho de los cráteres lunares.

Según explica en su nuevo estudio, publicado en la revista Nature, su equipo ha sido capaz de desarrollar un algoritmo basado en inteligencia artificial mediante el que consiguieron encontrar una serie de cráteres. Una vez logrado, crearon una red neuronal profunda, basada en capas de cálculos matemáticos, en la que incluyeron los datos de todos los cráteres encontrados, con lo que consiguieron “enseñarle” a hallar otros posibles candidatos.

Basado en los datos recopilados por los orbitadores Chang’e-1 y Chang’e-2, la IA no solo fue capaz de tener éxito al encontrar uno que otro impacto desconocido sobre la superficie lunar, sino que fue capaz de hallar un total de 109.956 cráteres de los que no se tenía conocimiento hasta la fecha. Buena parte de ellos son considerados como pequeños, es decir, de uno a 100 kilómetros de diámetro, pero se ha llegado a encontrar alguno con un tamaño de hasta 550 kilómetros de diámetro, recoge El Confidencial.

Los cráteres son la muestra de impactos de otros cuerpos estelares contra la Luna, especialmente meteoritos, que dejan una huella imborrable en el lugar en el que impactan, en este caso, en la Luna. “En realidad, no son más que fósiles que registran la historia del Sistema Solar”, explica Yang en el estudio. O, dicho de otra manera, nos pueden servir para entender mejor nuestro sistema planetario y comprender cómo se formaron y de qué consta el núcleo de los distintos astros.

Cerrar