Viernes 23 de Abril 2021

Cómo hacer que el café te vuelva a provocar el mismo efecto de antes

Dejar de beber por un periodo de tiempo, cambiar de rutina y aumentar la dosis son algunas de las opciones.

El café es la única pócima que logra despertar y mantener activas a algunas personas. Sin embargo, cuando una taza diaria se convierten en cinco, es probable que con el tiempo el efecto no sea el mismo. Eso significa que has rebasado tu tolerancia a este exquisito brebaje, pero se puede revertir.

Tómate un descanso

Es la mejor opción, la verdad. La cafeína bloquea los receptores de adenosina del cuerpo, que controlan el sueño, la excitación o la cognición. Sin embargo, una ingesta constante de café aumenta la producción de estos receptores, lo que lleva a que los efectos de la cafeína sean más o menos nulos. Lo mejor, por tanto, es tomarse un descanso de esa tolerancia al café para que los receptores vuelvan a la normalidad.

Hay un par de maneras de conseguirlo sin que te supongan un sufrimiento absoluto: si estás muy enganchado al café, sería un poco como dejar de fumar de golpe, lo que se traduce en dolores de cabeza y miseria absoluta. Lo mejor por tanto es llevar a cabo una disminución lenta y constante de la ingesta, es decir, que si bebes cinco tazas al día baja a cuatro la primera semana, a tres la siguiente y así sucesivamente. Si eres bastante espartano y lo quieres dejar de golpe, los estudios muestran que el cuerpo restablece la tolerancia aproximadamente en ocho días (dependiendo de la cantidad de café que bebas normalmente). Ten en cuenta también que el ejercicio puede ayudarte a mitigar los efectos de la abstinencia, igual que beber mucha agua.

Cambia tu rutina

Puedes probar a cambiar el momento en que bebes café. La mayoría de la gente cree que el momento ideal para tomar café es ese momento en el que los niveles de cortisol (la hormona que te hace sentir alerta) son bajos. De esta manera la cafeína proporciona energía cuando más lo necesitas, y para la persona media eso significa que los mejores momentos para tomar cafeína son entre las 9:30 y las 11:30 y entre las 13:30 y las 17:00, con algún cambio.

Bebe aún más café

Es otra opción, aunque si igual solías tomar cuatro tazas al día tampoco es la mejor idea. Es un enfoque controvertido, y de hecho una “sobredosis” de cafeína es posible, el año pasado sin ir más lejos una paciente ingresó en urgencias tras ingerir cafeína equivalente a 50-60 tazas de café. Sin embargo, es innegable que más café puede conseguir que vayas más allá de tu límite.

Según la revista Mel Magazine hay evidencias de que consumir más café del habitual puede producir algunos beneficios, incluso entre los bebedores de café diarios. Simplemente procede con precaución si eliges esta ruta, y no sigas bebiendo más y más indefinidamente, claro.

Foto: Shutterstock.

Cerrar